Geología virtual
www.geovirtual2.cl

Historia de las geociencias y geología

Naumann, C. (1850): Formación de las montañas

Trabajos históricos
W.Griem, 2019

Naumann, 1850
Formación de las  montañas

español - deutsch


Cráteres de elevación - Ergebungskrater nach Beudant, 1844

Cráter de elevación (Beudant, 1844): El concepto de cráteres de elevación o cráteres de alzamiento [Erhebungs Krater en alemán] una forma para explicar alzamientos sin usar mucho la tectónica. Pero Naumann, 1850 indicó que las fuerzas "abisodinámicas" siempre juegan un papel importante.



Discordancia de la Beche, 1852

De La Beche, 1852: Discordancia como evidencia de movimientos tectónicos verticales en fases. [véase figura en grande con texto: Alzamiento tectónico de la costa de Inglaterra (Beche, 1852)]



Naumann, 1850 al primero diferencia entre entre elevaciones de tipo erupción y de tipo dinámica.
Entonces cordilleras con rocas ígneas  predominantes y montañas de origen tectónico.
Hoy día podríamos indicar que los primeros tienen una relación con subducción, los últimos de colisión entre continentes.

Ojo: No se usó en aquella época bien la palabra "eruptivo" parece que igual lo usaban para rocas intrusivas - entonces sería mas como "ígneo" actualmente.

De toda manera Naumann, 1850 postuló la presencia de una ruptura en la corteza terrestre para formar montañas.

También llama atención de la diferenciación entre cadenas montañosas (rectas) y Montañas circulares o de muralla. [Wallgebirge, Ringgebirge]

La idea principal en está época era la contracción de la tierra - pero ya argumentan que no es tan fácil aplicar eso en la formación de montañas

La "abisodinámica" -las fuerzas tectónicas del interior de la tierra son en todos casos un factor importante. Aunque algunos autores interpretan un origen completo de las cadenas montañosas por magmas ascendientes. Naumann, 1850 niega que eso es el factor único: Siempre debe ser asociado con la "abisodinámica", según él.

Lo otro que llamó atención:
Una contracción de la tierra por causas del enfriamiento debe formar cerros del comienzo de la tierra. Naumann y otros indican que existen este cerros, pero la mayoría ser formo en forma "instantánea".  Es decir son más joven. Pero indican que la palabra instantánea no es tan correcta, porque se  puede diferenciar fases de formación de montañas pero fases dentro de una época definida y corta.


Cuadro Informativo

Naumann, Carl Friedrich ( 1850): Lehrbuch der geognosie. - Vol. 1; 1000 páginas, 306 figuras, Editorial Wilhelm Engelmann, Leipzig
Página 400- 404

Texto en español, Naumann (1850) - p.400 - 404:

Formas de los continentes y de las montañas
§134. Formación de las cadenas montañosas.


Aunque el capítulo anterior nos enseña sobre el origen general de los continentes y los océanos, la formación de cordilleras y mesetas parece requerir una explicación especial. Sin embargo, debemos tener en cuenta que esto no es en absoluto una cuestión de cómo surgió el material de las cordilleras, sino sólo de cómo las masas de ellas llegaron a su lugar actual, más o menos elevada *1).

Se supone en general que el material de las cordilleras existe de forma preexistente según sus rocas y asociaciones, y sólo en el caso de volcanes y formaciones montañosas similares por su origen en su forma importa la pregunta  del origen del material *2). Por lo tanto, con Studer también se pueden distinguir las cadenas montañosas como cadenas de erupción y cadenas dinámicas (cadenas de elevación), dependiendo de si fueron formadas por la elevación de masas rocosas eruptivas recién formadas in situ o por una elevación dinámica de la corteza terrestre exterior ya existente *3).

Las mesetas más grandes, especialmente las en el centro de los continentes, parecen haber sido creadas al mismo tiempo que la tierra y son por lo tanto productos esenciales de la elevación secular, lenta. Podrían corresponder a aquellas regiones de la corteza terrestre contra las que se concentraba preferentemente el efecto de la presión interna, o que ofrecían la menor resistencia, por lo que eran empujadas más arriba que las regiones vecinas, y que indican el máximo de la elevación. Las antiguas líneas de playa en las costas de los continentes a menudo muestran una elevación significativamente mayor hacia el interior, lo que demuestra que los últimos levantamientos de los países actuales también han tenido un efecto más fuerte en su interior que en las costas marítimas.

Hay que suponer que este fue más o menos el caso de la formación de todos los continentes, lo que puede explicar la aparición de grandes mesetas y áreas elevados en su interior. En mesetas de este tipo, que caen con terrenos altos o a través de terrazas escalonadas hacia el terreno al lado o hacia el nivel del mar, la elevación secular, lenta general podría haber estado asociado con elevaciones parciales instantáneas, en las que cada escalón de la meseta corresponde a una línea de fractura, en un lado de la cual tuvo lugar la elevación a un nivel superior.

En cuanto a las cadenas montañosas o sierras, su primera formación presupone siempre una elevación lineal o zonal, que se produce en el centro o también en el borde de una zona ascendente. Pero cualquier elevación lineal de este tipo debe, por regla general, haber estado precedida por una ruptura de la corteza terrestre, o una división de la misma en todo su grosor *4).
Dado que las fisuras suelen tener un curso bastante lineal, es comprensible el curso similar de la mayoría de las cadenas montañosas. Sin embargo, la forma general de una cadena montañosa será sustancialmente diferente, dependiendo de la forma en que se produjo la elevación después de la división. Si sólo se empujara hacia arriba la parte de la corteza terrestre adyacente a un lado de la fisura, el resultado sería una cadena montañosa de muralla [Wallgebirge] con pendientes empinadas y estrechas en un lado y pendientes planas y anchas en el otro.

Si, por otro lado, ambos bordes de la fractura se separaban y ascendían al mismo tiempo (mientras que quizás al mismo tiempo se empujaba hacia arriba el material líquido fundido del interior de la tierra), se creaba una cadena que tiene una diferencia menor en la anchura y la inclinación de sus dos lados laterales. Si se empujaba una zona que subía entre dos o más fracturas bien paralelas, se creaba una meseta alargada o también un sistema de cadenas montañosas paralelas. Por cierto, algunas cadenas montañosas también pueden haber sido formadas por el hecho de que una depresión unilateral de la corteza terrestre ocurrió a lo largo de una fisura, en la que se formaron diferencias de nivel relativas, lo que hace que la parte de la corteza terrestre que permanece en el nivel superior aparezca hacia atrás en forma de montaña.

Para la explicación de la montañas circulares [Ringgebirge] (p. 380) y de los cráteres de elevación no volcánicos no hay otra interpretación que la de la acción de la presión abisodinámica, o también la de la incapacidad de la corteza terrestre para resistir en un espacio especialmente pequeño de límite circular o elíptico (*[falta]).

En cuanto a la pregunta de la naturaleza de elevación por la que se formaron las cordilleras, es posible que tuviera más el carácter de un movimiento instantáneo que de un movimiento secular, lento. Esto no quiere decir, sin embargo, que cada cordillera se haya elevado con un tirón (d'un seul jet) hasta la altura total de su actual ascenso. Por el contrario, es mucho más probable que se hayan producido sucesivas y repetidas etapas de elevaciones, por lo que la mayoría de las cordilleras no deben ser consideradas como obra de un solo acto de elevación, aunque éste pueda ser concedido para algunas cordilleras.

Una investigación más detallada ciertamente revelará evidencia en la mayoría de las montañas de que han alcanzado su altura actual a través de repetidas elevaciones. Por cierto, no se puede asumir que cada levantamiento tomó la cadena en su totalidad o que, si lo hizo, la fuerza de levantamiento tuvo el mismo efecto en todas partes. Toda la frecuencia de aparición de las montañas y la naturaleza de los acontecimientos que fueron participantes en su formación nos señalan más bien el hecho de que a veces se produjeron elevaciones parciales y generalmente desiguales.

En general, se puede suponer que convulsiones tan violentas como los alzamientos de las cadenas montañosas causaron fallas tectónicas y dislocaciones bien significativas en los depósitos más altos de la corteza terrestre a ambos lados del eje de elevación, que dichos depósitos tuvieron que sufrir desplazamientos y desgarros, rupturas y caídas, deformaciones y pliegues en algunos de sus partes. Más adelante también aprenderemos más sobre los diversos efectos de las dislocaciones en la estructura interna de las montañas.

Las fisuras a lo largo de las cuales se han levantado las cordilleras han abierto en muchos casos el camino a la superficie de la tierra para el material líquido ardiente del interior de la tierra; lo cual también es muy comprensible, ya que fue la presión de este líquido de la tierra interior causó el levantamiento parcial de la corteza terrestre. Por esta razón, muy a menudo encontramos poderosos depósitos de tales rocas a los pies o en el eje central de las cordilleras, que según todas sus circunstancias pueden ser reconocidos como descendientes de las profundidades de la tierra, como verdaderas rocas de erupción. Pero este no es el caso en todas las montañas, y menos aún podemos creer que la erupción de alguna roca en particular, o incluso la tendencia a la erupción de alguna roca en particular, ha elevado a todas las cadenas montañosas.

El alzamiento fue el resultado del conflicto entre la corteza terrestre y su interior, un efecto de las fuerzas abisodinámicas, que, sin embargo, puede presentarse como una tendencia a hacer erupción de material líquido ardiente, sin que en todos los casos haya ocurrido una verdadera erupción. Así como las elevaciones seculares [lentas] de los continentes, de estas grandes elevaciones de la corteza terrestre, ciertamente han tenido lugar a menudo sin alguna erupción, esto también habrá sido el caso con las alzamientos más instantáneas de muchas cadenas montañosas.

Sin embargo, las fisuras en la corteza terrestre que ocurrieron durante la formación de las cordilleras pre-formaron el camino para erupciones posteriores y darán lugar al hecho de que en su lugar el material líquido ardiente del interior de la tierra podría ser expulsado más fácilmente que en otros lugares donde la conexión de la corteza terrestre aún no había sido interrumpida en absoluto *5).
-----


*1) Heim, Geol. Beschr. des Thüringer Waldgebirges, Tb. III, 1812, S. 194.
El autor de este libro, lamentablemente poco inconfortablemente editado, con excelentes y ricas observaciones y anotaciones, véase  p. 185-215 como un ingenioso y feliz defensor de las ideas de Saussüre.

*2) Las montañas y cordilleras submarinas, que están formadas por los animales coralinos, serían, sin embargo, en este sentido, para ser colocados en una categoría con los volcanes; pero como estamos tratando aquí primero con las montañas de la tierra firme, como esas masas de coral sólo pueden aparecer cuando el fondo marino que las albergó ha iniciado la emersión, podemos abstraernos de este tipo de montañas por el momento.

*3)Studer, Lehrb. der phys. Geogr., II, S. 209. Pero hay que mencionar que Studer no asocia la palabra cadena con el mismo término, que es usualmente y aquí también llamado cordillera.

*4) II faut bien distinguer les chatnes de montagnes des bombements du globe, dont elles occupent toujours (?) le sommet; ce sont des parlies de ces mdmes bom-bemenls, ou la croille terrestre s'itant crevassie, les debris en ont ete fortement inclinis etc. Rozel, io Mim. de la soc. geol., 2. serie, I, p. 48.

*5) Por lo tanto, debemos estar de acuerdo, al menos parcialmente, con la opinión de Constant Prevost:  Que les matteres ignies (granites, porphyres, basaltes, laves etc.) loin d'avoir soulevi et rompu le solpour s'echapper, ont seulement profi ti des solutions de conttnuiti, qui leur ont ete offertes par le retrait et les ruptures, pour sorttr et s'epancher au dehors. Bull, de la soc. geol., XI, p. 186. En un sentido bien parecido se pronuncia Frapolli, de Poggend. Ann., Bd. 69, S. 491.

Crater de alzamiento de Beudant, 1844

Originaltext in Deutsch, Naumann (1850):
p. 400-404

III. Entstehung der Kontinente und Gebirge.
§. 134. Bildung der Gebirgsketten.

Hier in deutsch


linea 300

Historia de las geociencias
Geología: Dibujos históricos

Literatur Picto
español - deutsch

Perfiles corteza terrestre:
Corte corteza  (B. von Cotta, 1849)
Perfil corteza (Rossmässler, 1863)
Corte corteza (Siegmund, 1877)
Perfil corteza tierra (Polack, 1892)
Interior tierra (Neumayr, 1897)
Texto: Interior la tierra (Naumann, 1850)
Modelo tierra (Neumayr, 1897)
Coeficiente geotérmico (Fritsch, 1888)
Texto: Alturas de la tierra (Credner, 1891)
Distribución alturas (Kayser, 1912)
Formación tierra firme (Naumann, 1850)
Texto: Formación montañas (Naumann, 1850)
Texto: Procesos orogéneticos (Credner, 1891)

próxima página en geovirtual

Listado de Autores
Carl Friedrich Naumann (1864)

Apuntes Geología General

Museo Virtual
listado de épocas / periodos

Historia de las ciencias de de la tierra
Historia de las geociencias
Historia geología general
Historia paleontología
Historia Geología Estructural
Historia Depósitos Minera

Digitalización del texto:
El libro se digitalizo con camera fotográfica Pentax KRII, OCR, un mejoramiento para PDF se realizo con ABBYY fine Reader [versión 14]. Las hojas finalmente se preparó con Corel Photo Paint para PDF.
Los textos en alemán se adaptó a una ortografía actual.

Extracto del libro Geognosia de Carl Friedrich Naumann (1850):

Naumann, Carl Friedrich ( 1850): Lehrbuch der geognosie. - Vol. 1; 1000 páginas, 306 figuras, Editorial Wilhelm Engelmann, Leipzig
Naumann, Carl Friedrich ( 1850): Lehrbuch der geognosie. - Vol. 2; 1222 páginas, Editorial Wilhelm Engelmann, Leipzig. (Colección W. Griem)

geovirtual - chile: Geología, historia, Atacama, Minería
No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones, Términos - Condiciones del uso
Página anterior en geovirtual.cl Historia de las geociencias en ilustraciones
Geología en textos e ilustraciones históricas
próxima página en geovirtual
Linea en plateada para geovirtua2.cl

www.geovirtual2.cl
Apuntes y geología
Apuntes
Apuntes Geología General
Apuntes Geología Estructural
Apuntes Depósitos Minerales
Apuntes Exploraciones Mineras
Recorrido geológico: Fotos
Colección virtual de minerales
Periodos y épocas
Sistemática de los animales
Módulo de referencias - geología
Historia de las geociencias
Geología en ilustraciones históricas
Índice principal - geología
Museo Virtual e Historia
Entrada del Museo virtual
Historia de las geociencias
Minería en dibujos  históricos
Fósiles en imágenes históricas
Autores de trabajos históricos
Índice principal - geología
---
Región de Coquimbo, Chile
Región de Coquimbo
Historia de la Región Coquimbo
Ferrocarriles (Coquimbo)
Índice de lugares y nombres
---
Imágenes de Chile
Región de Atacama, Chile
Región de Atacama / Lugares turísticos
Historia de la Región
Minería de Atacama
Geología de Atacama, Chile
El Ferrocarril
Flora Atacama
Fauna Atacama
Mirador virtual / Atacama en b/n
Mapas de la Región / Imágenes 3-dimensionales
Clima de la Región Atacama
Links Enlaces, Bibliografía & Colección de Libros
Índice de nombres y lugares
sitemap - listado de todos los archivos - contenido esquemático - Informaciones sitio geovirtual.cl

geovirtual2.cl  / contenido esquemático / Entrada del Museo virtual Historia de las geociencias y minería
Barra basis geovirtual - literatura histórica en las geociencias
© Dr. Wolfgang Griem, Chile - todos los derechos reservados (Mail a Wolfgang Griem Uso de las páginas de geovirtual.cl y geovirtual2.cl)
Publicado: 22.6.2019; actualizado: 22.6.2019
mail - correo electrónico - contacto
Todos los derechos reservados
No se permite expresamente la re-publicación de cualquier material del Museo Virtual en otras páginas web sin autorización previa del autor: Condiciones, Términos - Condiciones del uso.